SABORES FRANCESES EN EL MERCADO

En el marco del 230° aniversario de la Revolución Francesa que se celebra cada 14 de julio, MERCI, la panadería francesa ubicada dentro del Mercado de San Telmo (Carlos Calvo 455), invita el domingo 14 de julio a degustar un Menú Prise de la Bastille especialmente elaborado para conmemorar la toma de la Bastilla. La Revolución Francesa de 1789 acabó con el Antiguo Régimen y consagró la libertad y la igualdad ante la ley, bases del actual Estado de derecho. Con ella se inicia la Edad Contemporánea.

El Menú Prise de la Bastille consta de: un tartine de brie trufado, una sopa de cebolla y un bœuf bourguignon a $590 para disfrutar en el propio local. Para más información, llamar al 3496-0072.

Acerca de MERCI San Telmo

Sus fundadores, los franceses Antoine Raux y Jean Lauriot, viven hace más de una década en la Argentina, y varios de esos años en San Telmo. Juntos abrieron MERCI, con la idea de ofrecer un pan accesible para la gente dentro de un mercado auténtico y tradicional. De la nueva ola de locales gastronómicos en el Mercado fueron los primeros en llegar después de Coffee Town.

Luego abrieron el bistro-restaurante contiguo que ofrece sándwiches y especialidades de varias provincias de Francia, del galette bretonne al bœuf bourguignon. Pero siempre continuando con la venta de pan. Su particularidad es que trabajan con masa madre, un fermento artesanal, que hace que sus panes sean muy naturales.

Como en cualquier panadería del país galo, también ofrecen viennoiseries tradicionales como los croissants, pain au chocolat o brioches. Su pastelería incluye eclairs, un tipo de profiterol con sabor a café o chocolate, y una variedad de petits gateaux (pequeñas tortas) de limón, chocolate, o praliné que pueden ser muy bien acompañados por cafés de especialidad. Abre todos los días, feriados incluidos.

MERCI, una panadería francesa de barrio y un restaurante exquisito, en un mercado histórico.

Acerca del Mercado de San Telmo:

Fue inaugurado en 1897 con el objetivo de abastecer de los víveres necesarios a la nueva ola de inmigrantes que llegaba a la ciudad desde el Viejo Continente. El edificio conserva su estructura interna original, formada por vigas, arcos y columnas de metal con techos de chapa y vidrio. En el centro se alza una gran cúpula. El proyecto es de Juan Antonio Buschiazzo (1845-1917). En el año 2000, fue declarado Monumento Histórico Nacional.

A minutos del Obelisco, de fachada típicamente italiana e interiores amplios, el Mercado de San Telmo es un lugar donde pasado y presente se unen para ofrecer una experiencia única, combinando las antigüedades, artesanías, discos o juguetes viejos, los restaurantes, panaderías, carnicería, pescadería, verdulería y las miles de curiosidades que los visitantes podrán encontrar bajo su espléndido techo. Este ensamble de propuestas disímiles es el gran atractivo del paseo.