LA REVOLUCION DE LAS "LATAS" DE VINO

La revolución del vino es constante y en las búsquedas que se inician ya no solamente se va por la conquista del vino superador, el nuevo sabor o el estilo renovado en la enología nacional. También el packaging pasó a ser parte de la comunicación del producto.

Hace años pensar en tomar un vino en lata directamente era considerado una “herejía” y descartado de plano cualquier divulgador que pretendiera profanar los buenos hábitos de los degustadores.

El tiempo y las innovaciones dan nueva muestra de que dependiendo del producto a beber y con mentalidad amplia se pueden descubrir maravillosas expresiones de envase para el mismo noble producto.

Es por eso que algunas bodegas comenzaron a jugar con la idea de vender vinos jóvenes, frutales y frescos en “LATA”. Todo surgió detrás del pedido de algunos importadores en EE.UU que vieron en el metálico cobertor, una gran posibilidad de pulsear con las cervezas artesanales que también son furor en ese país. La idea sorprendió, generó disensos, motivó múltiples conversaciones al respecto... Sin embargo, detrás de ello vieron muchas bodegas el significado mismo del vino.

El “Vino” como símbolo no es tradición quieta, hábito inerte o producto perenne.... El vino es revolución, innovación, alegría, encuentro y diálogo. Es por eso que una simple “LATA” desempolvó conceptos, interpeló a los puristas y generó una línea de productos que tiene excelentes ventajas.

Para aquellos que viven sólos es la medida justa para un almuerzo o cena, su envase permite el rápido enfriamiento del producto, su impronta habilita a la preparación de tragos con vino en el momento, un vaso cargado de hielos o simplemente tomarlo desde la lata. Si hay algo que el vino debe imponer ante el público más jóven es el dinamismo, la frescura y la simplicidad de la compra como del acopio de la bebida.

Hoy por hoy el consumo de latas de vino va creciendo buscando su espacio, sin competir con la botella o el “bag in box”, es simplemente otra manera, que suma una nueva idea para el consumo de la bebida argentina por ley. Sumar a los más jóvenes es recuperar parte del terreno perdido y eso ya es una excelente noticia.