CRECE EL CONSUMO DE VINO EN ARGENTINA

El Observatorio Vitivinícola Argentino realizó un estudio de consumo a nivel mundial con interferencias debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el Brexit y los efectos del cambio climático, se agrega el escenario de una pandemia que casi ha ocupado todo el año 2020.

Desde la agencia de investigación IWSR esperan una caída del consumo mundial de vinos y espumantes en el orden del 13,6% en volumen, con un mayor efecto en espumantes (-15%). Se prevé una rápida recuperación en 2021 pero habrá que esperar hasta 2024 para alcanzar los niveles de consumo pre pandemia.

La misma investigación espera que la «premiumización» se consolide en los mercados europeos bajo el concepto “beber menos, beber mejor”. En tanto que en Estados Unidos avizoran una fuerte tendencia del “listo para beber”, incluyendo al vino en esta tendencia con nuevos formatos y cocktails a base de vino.

También se destaca el crecimiento exponencial del e-commerce en todo el mundo en donde, sin excepciones, se ha visto un incremento en el desarrollo de este canal y para destacar el 30% de ventas “on line” que se realizan en el mercado chino.

Europa espera una disminución del consumo debido a la decisión de cerrar el canal on trade y la Comisión Europea pronostica una reducción del consumo de la Unión Europea 27 que posicionaría al consumo total de estos países en los 10.800 millones de litros, lo que implica una caída del 8% comparado con el promedio de consumo de los últimos 5 años. Esperan, además, un leve aumento en el canal off trade que no sería suficiente para compensar la dramática disminución que implica el cierre del canal on trade.

EN ARGENTINA:

A contramano de lo que sucede en el promedio mundial, Argentina incrementó el volumen despachado al mercado interno en el orden del 6,7%, parece haber más que compensado a través del canal de comercios (off trade) la reducción de ventas en bares y restaurantes (on trade). Aproximadamente, un 15% del vino comercializado durante el año 2019 en el mercado interno (130 millones de litros) se vendieron por el canal on trade, en tanto que el restante 85% fue vendido a través del canal off trade. 

También es importante destacar el crecimiento, aunque aún con una participación muy baja, de las ventas on line, que en 2019 representaron un 1,6%, con un crecimiento en los últimos 10 años de 50%.

Según Daniel Rada, Director del Observatorio Vitivinícola Argentino, en nuestro país, el aislamiento generó más ventas de vinos en comercios y supermercados. «Se está reinstalando un hábito, el teletrabajo se extenderá después de la pandemia y tendrá un protagonismo, manteniendo el hábito de consumo de vino. Lo alentador es que se mantenga la instancia de consumo en la casa», afirmó Rada a Super CAMPO.

En el ranking de formatos de consumo, se ubica primera la botella de 750 cc, con un 55% aproximadamente, seguida por el tetra brick con el 40% y el 5% se reparte entre el botellón de 1,5 litro y la damajuana. Según Rada, «cuando uno mira por segmento de precios, el mercado interno entre 75 y 80% es con precios bajos. Todo el segmento premium pesa 6%».