CARMENERE: EL VINO INSIGNIA DE CHILE

Actualmente es la uva insignia de Chile aunque su pasado es europeo. Sufrió los efectos de la filoxera, una plaga que afectó entre 1860 y 1870 a Europa y en especial a Francia, tal fue el colapso de estas plantaciones que los franceses decidieron abandonar su cultivo y se pensó que el varietal había desaparecido del mapa. Nadie tomó en cuenta que una década antes habían enviado a Chile algunas cepas de esta uva junto a un grupo de enólogos que migró hacia nuestro vecino país producto de la crisis del viejo continente.

Inicialmente el Carménère fue ignorado en Chile y se la sembró junto a cepas de Merlot y Cabernet, sin definir tipicidad ni exaltar sus cualidades, se terminó vendiendo como otra variedad de uva. Un siglo más tarde, el país trasandino descubría su perla escondida en el fondo de sus tierras aluvionales. En 1991 el ampelógrafo francés Claude Vallat señaló que cierto Merlot que producía Chile no era tal, pero no pudo determinar a que cepa realmente correspondía. El año siguiente, según corrobora el Presidente de la Asociación de Sommeliers de Chile, en medio de una cata a ciegas de Merlot descubrieron al vino inmigrante.

Dos años después Jean Michel Boursiquot, discípulo de Vallat, pudo por fin determinar que algunas variedades del Merlot chileno, correspondían realmente a la cepa Carménère, ya desaparecida en Europa. Finalmente el conocimiento, redescubrimiento y significación del Carmenere dieron a Chile su sello enológico internacional siendo aplaudido por críticas y consumidores.