"CREPES" EN EL MERCADO

En el marco del 230° aniversario de la Revolución Francesa que se celebra cada 14 de julio, la crepería francesa Un, Dos, Crepes ubicada dentro del Mercado de San Telmo (Bolívar 970), invita a degustar crepes y disfrutar música en vivo para conmemorar la toma de la Bastilla. La Revolución Francesa de 1789 acabó con el Antiguo Régimen y consagró la libertad y la igualdad ante la ley, bases del actual Estado de derecho. Con ella se inicia la Edad Contemporánea.

Así, del lunes 8 al domingo 14 de julio, Un, Dos, Crepes ofrecerá un menú especial degustación de crepes gourmets, con 3 pasos y bebida, a $550. Y el sábado 13 de julio, festejará con música en vivo interpretada por “La Caravanita Swing”, la banda de Gypsy Jazz que tocará de 16 a 19 hs. Para más información, llamar al 4300-4165.

Un, Dos, Crepes es la primera crepería francesa de Buenos Aires fundada por el crepier francés Ludovic Casrouge, oriundo de la región de Bretaña, la cuna de los crepes. Ofrece más de 40 variedades de crepes salados elaborados con harina de sarraceno (sin gluten) y 30 sabores de crepes dulces. Se acompañan con vinos elaborados por franceses en valle de Uco, cerveza artesanal y sidra patagónica. Abre todos los días, feriados incluidos.

Acerca del Mercado de San Telmo:

Fue inaugurado en 1897 con el objetivo de abastecer de los víveres necesarios a la nueva ola de inmigrantes que llegaba a la ciudad desde el Viejo Continente. El edificio conserva su estructura interna original, formada por vigas, arcos y columnas de metal con techos de chapa y vidrio. En el centro se alza una gran cúpula. El proyecto es de Juan Antonio Buschiazzo (1845-1917). En el año 2000, fue declarado Monumento Histórico Nacional.

A minutos del Obelisco, de fachada típicamente italiana e interiores amplios, el Mercado de San Telmo es un lugar donde pasado y presente se unen para ofrecer una experiencia única, combinando las antigüedades, artesanías, discos o juguetes viejos, los restaurantes, panaderías, carnicería, pescadería, verdulería y las miles de curiosidades que los visitantes podrán encontrar bajo su espléndido techo. Este ensamble de propuestas disímiles es el gran atractivo del paseo.